Mitos y leyendas de Japón

Una de las mitologías más fascinantes del mundo es la mitología japonesa, fuente de inspiración de diversos escritores y artistas. Japón posee una gran cantidad de mitos y leyendas con raíces sintoístas y budistas, con las cuales los antiguos pobladores de las islas japonesas buscaban explicar el mundo que los rodeaba. Desde la creación del archipiélago japonés hasta los fenómenos naturales y sobrenaturales, estas historias fascinan a todo el mundo, incluso apareciendo en obras de teatro, películas, series y mangas.

Los mitos y leyendas japonesas se relacionan directamente con la topografía del archipiélago japonés así como con su religión basada en la agricultura, el Sintoísmo. Existen una gran variedad de historias que cuentan el nacimiento de distintas deidades y leyendas locales que surgieron de las creencias únicas de sus habitantes.

Si deseas conocer más acerca de la creación del archipiélago japonés y el panteón de dioses, te invitamos a revisar nuestro artículo “El mito de la creación de Japón“.

mitos y leyendas

A continuación, comentaremos acerca de algunos de los mitos y leyendas más populares de Japón.

El cortador de bambú y la princesa de la Luna

El cortador de bambú y la princesa de la luna” (竹取物語, Taketori monogatari) es una de las leyendas más famosas de Japón. Fue escrita a finales del siglo 9 o principios del siglo 10 durante la era Heian por un autor desconocido. Es considerada la obra sobreviviente más antigua de este tipo. La historia detalla la vida de “Kaguya-hime“, una princesa de la Luna. Por esta razón, esta historia es conocida también como “El cuento de la Princesa Kaguya” (かぐや姫の物語, Kaguya-hime no Monogatari).

La leyenda cuenta que una noche en un bosque de bambú, un anciano recolector llamado Taketori no Okina (竹取翁) encontró un misterioso y brillante tallo. Al abrirlo, encontró una pequeña del tamaño de su pulgar. El anciano y su esposa deciden criarla como su propia hija, ya que no poseen hijos propios, y la llaman “Nayotake no Kaguya-hime” (なよたけのかぐや姫, “Princesa brillantes del joven bambú“). Desde ese momento, cada vez que el anciano corta una rama de bambú, encuentra oro. La familia pronto se hace rica, y en tres meses Kaguya se convierte en una mujer de increíble belleza. Pronto empezó a tener numerosos pretendientes, incluyendo al Emperador, el cual se enamoró rápidamente de ella y acudió en persona a visitarla, pero Kaguya los rechazó a todos.

Kaguya los rechazó por una razón muy particular: ella era una princesa de la Luna, la cual extrañaba y a la que regresaría en poco tiempo. Al saberlo, sus angustiados padres se lo contaron al Emperador, el cual envió guardias para intentar evitar que ella fuese devuelta a la Luna. Pese a ello, una noche de luna llena, una nube descendió de la luna para llevársela.

Antes de partir, Kaguya se despidió de sus padres y dejó atrás una carta de amor para el emperador, junto con una botella en la que le dejaba al segundo el elixir de la vida eterna. El emperador decidió llevar estos objetos a la montaña más alta y crear una hoguera. Allí, una vez salió la Luna, el emperador arrojó la carta y el elixir al fuego, generando un humo que ascendería hacia el lugar donde había partido su amada. Esa montaña es el conocido monte Fuji, y aún hoy en día podemos ver en su cima el humo procedente de la hoguera del emperador.

mitos y leyendas

La leyenda de Yuki Onna

Yuki-Onna” (雪女) es un yokai (criatura sobrenatural) con forma de mujer que aparece durante las noches nevadas y que se alimenta de la energía vital de quienes se pierden en la nieve y los transforma en estatuas heladas. Este espíritu ha aparecido en historias antiguas, desde los tiempos del período Muromachi. Existen varias leyendas en las que la Yuki-Onna es la protagonista, siendo la mayoría historias de tristeza y melancolía. Estas historias surgieron de personas que han vivido vidas consideradas “miserables“, como parejas de ancianos sin hijos en villas montañosas, quienes escuchan el sonido de una tormenta de nieve golpeando a su puerta y se imaginan que ha llegado lo que más desean. Se dice que después de ello, vivirán felices con lo que han deseado en una fantasía tan pasajera como la nieve.

La Yuki-Onna suele aparecer en las noches nevadas como una mujer alta y hermosa, con cabello largo y negro y labios azules de frío. Su piel es tan blanca que llega a ser translúcida y se mimetiza con la nieve alrededor, y sus ojos causan terror. Suele usar un kimono de color blanco, se desplaza flotando sobre la nieve sin dejar huellas, y se puede transformar en una neblina.

Una de las leyendas más conocidas que incluyen a la Yuki-Onna es la siguiente: un día dos jóvenes leñadores y carpinteros, Mosaku y Minokichi, volvían a casa del bosque cuando se vieron inmersos en una tormenta de nieve. Ambos, maestro y alumno respectivamente, se refugiaron en una cabaña y al poco tiempo se durmieron.

Sin embargo, en ese momento una ráfaga abrió la puerta con violencia, entrando junto con ella una mujer vestida de blanco que, acercándose al maestro Mosaku, absorbió su energía vital y lo congeló, algo que lo mató en el acto. El joven Minokichi quedó paralizado, pero al ver su juventud, Yuki-Onna decidió perdonarle a cambio de que jamás revelara lo sucedido, en cuyo caso lo mataría. El joven accedió.

Un año después, Minokichi conoció y posteriormente se casó con una joven de nombre O-Yuki, con quien tuvo hijos y una relación feliz. Un día, el joven decidió contarle a su esposa lo que había vivido. En ese momento O-Yuki se transformó, descubriéndose como Yuki-Onna y dispuesta a matar a Minokichi tras haber roto su pacto. Sin embargo, en el último momento decidió perdonarle al considerarlo buen padre, y tras dejar a sus hijos al cuidado de Minokichi, abandonó su hogar para no volver jamás.

El pescador y la tortuga

Urashima Tarou” (浦島 太郎) es el protagonista de “El pescador y la tortuga“, una historia proveniente de la leyenda de Urashimako. Esta leyenda aparece en importantes obras de literatura del siglo VIII, incluyendo el Nihon Shoki.

La leyenda cuenta la historia de Urashima Tarou, un pescador que un día encontró a unos niños en la playa molestando a una tortuga gigante. Muy molesto, les pagó unas monedas para que la dejaran tranquila, y luego ayudó a la tortuga a regresar al mar. Unos días después, mientras trabajaba en el mar, la tortuga agradecida se le acercó y le dijo que lo llevaría en su espalda al Palacio del Dragón (Ryugu) bajo el mar. En el palacio, la princesa Otohime le agradeció por salvar a la tortuga.

Luego de unos días siendo atendido y agasajado en el palacio, el pescador recordó a sus padres y decidió regresar a su hogar. La princesa intentó disuadirlo para que no se fuera, pero al no conseguirlo lo dejó partir. Como regalo de despedida, le entregó una misteriosa caja llamada Tamatebako, y le dijo que jamás debía abrir su tapa.

Cuando el pescador regresa a su hogar, todo ha cambiado. Su casa estaba abandonada, sus padres han fallecido y las personas que él conocía ya no existen. Aunque para él habían pasado apenas unos días, en el mundo habían pasado varios siglos. Habiendo olvidado la advertencia de la princesa, un día decide abrir la caja que ella le regaló. De su interior surgió una nube de humo blanco, convirtiéndolo en un anciano canoso. Es así como la caja contenía los años de su vida.

Conoce más de esta historia en nuestro artículo “La Leyenda de Urashima Tarou“.

La leyenda de Amemasu

Amemasu” (雨鱒) es un yokai o criatura sobrenatural con forma de ballena gigante proveniente de la cultura Ainu. Se dice que estas criaturas viven en los lagos Mashu o Shikotsu en la isla de Hokkaido. Los amemasu son conocidos por volcar barcos, crear terremotos y causar tsunamis. La creación de tsunami en particular ha sido relacionada con esta criatura, por lo que existen algunas historias que buscan explicar este fenómeno natural. Una de las versiones más conocidas es la siguiente:

Un día, un gigantesco amemasu que habitaba el lago Mashu engulló a un pequeño ciervo que se había acercado al lago para saciar su sed. Las astas del pequeño ciervo perforaron el estómago de la gran ballena, matándola y dejando salir al ciervo. El enorme cadáver del amemasu bloquea el lago y lo predispone a causar una inundación. Un dios con forma de ave presencia lo sucedido y decide advertirle a las personas de las aldeas cercanas. Los aldeanos que viven río arriba escapan a tierras más altas, mientras que las personas que viven más cerca del río no lo creen al dios-ave. Estos encuentran el cadáver de amemasu y lo sacan del lago, lo que provoca que el agua salga con tal fuerza que destruye todo río abajo. Este sería el primer tsunami, el cual solo dejaría con vida a los Ainu, quienes escucharon al dios-ave.

¿Conocías estos mitos y leyendas de la cultura japonesa? ¿Conoces alguna otra? Déjanos tus comentarios.


Si deseas saber un poco más sobre Mitos y Leyendas de Japón u otros contenidos, te invitamos a que revises nuestro Instagram oficial https://www.instagram.com/learnacademycl/

También puedes revisar nuestra categoría Cultura Popular Japonesa y nuestros artículos relacionados Los Youkai y El pueblo Ainu para descubrir más acerca de la cultura y sociedad japonesa.

Déjanos tu opinión o dudas en la sección de comentarios. Nos vemos pronto en otra entrada.

Un comentario de “Mitos y leyendas de Japón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.